Inicio SALUD AL DÍA Para reír de lo caótico que fue 2020, ¡los memes!

Para reír de lo caótico que fue 2020, ¡los memes!

Es importante recalcar el aspecto humorístico de los memes, muchas veces irónico, que los caracteriza, ya que contribuye a su difusión por la web

Imágenes públicas, risas privadas: ¿cuántas veces te reíste este año frente al display? Aunque pareciera un ejercicio banal, superfluo y prescindible, los memes involucran la creatividad y destreza mental de sus autores e implica algunas disciplinas científicas, coincidieron en expresar especialistas de la UNAM.

El término fue acuñado en 1976 por el biólogo y divulgador científico británico, Richard Dawkins, y según el trabajo recepcional de Albert Manuel Orozco Camacho: “Generación automática de memes de Internet a través de una red neuronal profunda”, se relaciona con el concepto de evolución de la teoría de Charles Darwin.

Mediante una analogía con el papel del gen en la evolución darwiniana, expuso Orozco Camacho, de la Facultad de Ciencias, Dawkins propuso una teoría cultural en la cual el meme es visto como la unidad que se propaga por generaciones y sobrevive mediante un proceso semejante a la selección natural.

“Dawkins conjeturó que la teoría de la evolución de Darwin es una instancia particular de un proceso que se puede encontrar en otras áreas; en particular, es suficiente que cualquier concepto que incorpore las propiedades de longevidad, fecundidad y fidelidad de copias para que éste tenga un comportamiento evolutivo a través del tiempo”.

La trascendencia del concepto, aseguró el universitario en su investigación, provocó el surgimiento de la memética, la disciplina sociobiológica que extrapola el concepto de evolución de la teoría de Darwin para colocar al meme como instrumento de supervivencia, un replicador.

“Originalmente, Dawkins sugirió como ejemplos de memes a frases pegadizas, tonos de audio, modas, habilidades o simplemente ideas. Más aún, según Dawkins el meme es una ‘unidad de información que reside en un cerebro’”, explicó el especialista en Ciencias de la Computación.

Actualmente se le conoce como el objeto proveniente de internet, que incorpora, en la mayoría de los casos, una imagen y una leyenda la cual cuenta algo sobre la misma. 

Es importante recalcar el aspecto humorístico, muchas veces irónico, que lo caracteriza, ya que contribuye a su difusión por la web. 

Estas imágenes son los pequeños nuevos editoriales de la vida cotidiana y cuentan con una amplia capacidad de comunicación entre los jóvenes, aseguró Javier García Rivera, Coordinador de Imagen Institucional de TV UNAM. 

El también productor del programa “No Memes”, primero en su tipo en la televisión pública y transmitido por la emisora universitaria, dijo que  busca la audiencia y participación de los jóvenes.

“Lo primero era dar información de tecnología, y como se lanzó al inicio de la pandemia, las aplicaciones y el mundo digital estaban al alza, nos dio mucho material y buscamos también la parte amable. Fue el director de la emisora Iván Trujillo, quien le puso el nombre”, detalló.

Para Hugo Sánchez Castillo, académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, el meme puede funcionar como un instalador de la disociación; es decir, estás en casa aburrido, enojado, incómodo y lo ves, te permite disociarte, te desencadena una primera sensación de bienestar; bajar el estrés, ver la situación de otra manera.

Algunas personas, abundó, que fueron tomadas como “modelos de memes” sufrieron acoso; a veces, cuando son identificadas, reciben mofas y burlas. Son situaciones que pueden salirse de control, pero solo de momento. 

Nuestro país, acotó, se presta a los memes en términos culturales, porque somos propensos a este tipo de intercambios; tenemos la costumbre de no decir directamente las cosas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES