Bronquitis, la enfermedad estacional para la que tampoco hay vacuna

0
224
Bronquitis, la enfermedad estacional para la que tampoco hay vacuna
Bronquitis, la enfermedad estacional para la que tampoco hay vacuna

La infección en el tracto respiratorio inferior principalmente afecta a lactantes y niños pequeños. Es una enfermedad de fácil contagio

El impacto de la pandemia por coronavirus Sars Cov 2 ha sido de tal magnitud que ha opacado a otros virus estacionales. En esta época del año es común un brote de bronquitis; una enfermedad que, como el Covid-19, tampoco tiene una cura inmediata.

Normalmente, el periodo de mayor circulación del Virus Sincicial Respiratorio (VSR), uno de los principales causantes de la bronquiolitis, es de abril a septiembre. Si bien no se ha levantado una alarma por su aparición, es necesario es estar prevenidos.

La infección en el tracto respiratorio inferior principalmente afecta a lactantes y niños pequeños. Es una enfermedad de fácil contagio y se transmite de persona a persona por el contacto directo con secreciones nasales.

Debido a que no existe una vacuna para los virus que causan habitualmente cuadros respiratorios, excepto para el de la gripe, y la circulación del VSR es muy intensa, la mayoría de sus grupos de infección son susceptibles de contraer la enfermedad.

El sector más afectado es el de los niños nacidos prematuros de alto riesgo, con afecciones pulmonares y los que tienen cardiopatías congénitas.

Con este riesgo en mente, es necesario estar atentos a los focos de contagio, dado que tienen entre cuatro y cinco veces más probabilidades de necesitar hospitalización por esta afección respiratoria.

Respecto a las medidas de prevención del VSR, los principales factores riesgo, signos y síntomas a los que se debe prestar atención son: mucosidad nasal, tos, catarro, respiración más rápida (taquipnea) y aumento de tos, respiración ruidosa con silbidos (sibilancias), agitación, hundimiento de las costillas al respirar, dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño, piel azulada o muy pálida, fiebre con temperatura mayor a 38°C.

 Ante la ausencia de vacuna, una de las medidas que no deben olvidarse y reforzar más es la inmunización pasiva mediante la administración de anticuerpos específicos para el VSR (denominados científicamente anticuerpos monoclonales), durante la época estacional de circulación del virus”.

Contenido relacionado:

COVID-19 puso al desnudo cómo la obesidad y enfermedades crónicas afectan la salud de los mexicanos

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here