Inicio Avances científicos Politécnicos obtienen tercer lugar del Reto CDMX con bioplástico a base de...

Politécnicos obtienen tercer lugar del Reto CDMX con bioplástico a base de cáscara de naranja

El bioplástico está dirigido a empresas que se preocupan por el bienestar de sus consumidores y que comercializan servicios de la industria alimentaria

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) lograron tercer lugar en la categoría Economía Circular del Reto CDMX, Concurso de Innovación, con un proyecto para generar un bioplástico hecho de la cáscara de naranja, que pueda emplearse en la elaboración de botellas biodegradables en un tiempo menor a un año.

Así, con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México, Ultrahack junto con la Embajada de Finlandia, Business Finland y partners industriales reconocieron al proyecto Narandam, orange is the new Green de los alumnos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI), Adrián Emanuel Tun Panti, Karen Itzel Osorio López, Antonio Falcón Martínez e Itzel Berenice Rosas Bermúdez, quienes fueron asesorados por el Maestro en Ciencias, Saúl Hernández Islas.

Los jóvenes de la carrera de Ingeniería Ambiental explicaron que planean producir botellas plásticas biodegradables y biobasadas, es decir que están hechas de materia vegetal desechada.

Para ello, pretenden recolectar residuos de la cáscara de naranja que se obtiene de diversas fuentes como negocios, comercios y empresas dedicadas a la producción de jugos.

“De esta forma nuestros proveedores se verán beneficiados al disponer sus residuos de manera óptima, para así nosotros elaborar botellas que se degradan en un lapso de 3 a 6 meses”, destacaron.

Respecto a la materialización del prototipo, mencionaron que actualmente se encuentran en pruebas preliminares. Detallaron que la evidencia científica les ha permitido delimitar los componentes necesarios para la formación del bioplástico, así como una metodología inicial en el desarrollo de un proceso industrial para la producción de alternativas al plástico.

Indicaron que la prueba preliminar obtuvo un resultado positivo, pues el material de la muestra indagada tiene características físicas similares a las de los plásticos convencionales ya que sus componentes poseen propiedades que aportan rigidez y flexibilidad, así como también capacidad de polimerización e incluso actividad antimicrobiana.

No obstante, para una correcta estandarización de la fórmula requerida para el proceso, los estudiantes del IPN necesitan de diversas pruebas, entre las que destacan las destructivas, de biodegradabilidad y las relacionadas con la obtención y purificación del polímero, por lo que buscan un financiamiento inicial para llevar a cabo el desarrollo de un prototipo apegado a las necesidades del cliente.

Los galardonados dijeron que el producto de bioplástico está dirigido a empresas que se preocupan por su imagen, el bienestar de sus consumidores y que comercializan servicios de la industria alimentaria.

“Con Narandam nuestros clientes facilitan su incorporación y certificación como empresas socialmente responsables e industria limpia”, sostuvieron.

Como un proyecto integral, los politécnicos contemplan el cierre del ciclo de los envases mediante un plan de manejo de residuos, con la responsabilidad compartida con los clientes.

Explicaron que se hará en dos etapas, en la primera se plantea una campaña de concientización y recolección de botellas, mientras que en el desarrollo de la segunda fase éstas se mandarán a una planta de compostaje asociada a ellos para asegurar su correcta degradación.

De acuerdo con el estudio de viabilidad económica, los estudiantes de la UPIBI estimaron un precio unitario que se encuentra dentro del rango de precios de botellas hechas a partir de biopolímeros a nivel internacional y dicen que el proyecto es económicamente rentable al presentar un tiempo estimado de recuperación de la inversión de 3 años con 3 meses.

Finalmente, los politécnicos expresaron que con Narandam los clientes acceden a beneficios únicos en el mercado mexicano como la disminución de gases de efecto invernadero hasta en un 30 por ciento en comparación con el reciclaje de plásticos, además de que se les brinda la oportunidad de aperturar sistemas de comercio emergentes como el mercado de misiones.

IPR

Contenido relacionado

Alumnas del IPN desarrollan un bioplástico a base de cáscara de pepino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Estrés durante pandemia puede provocar caída de cabello

Los pacientes que padecieron coronavirus y después pierden cabello deberán observar que no aparezcan zonas de calva ni áreas rojas en...

Profeco llama a revisión vehículos Honda y Acura por un problema en la bomba de combustible

Honda indicó que se deberá reemplazar la bomba de combustible, sin costo para los consumidores afectados, para evitar que el flujo de...

¿Cómo se relaciona la biodescodificación con el miedo a la COVID-19?

Sin reemplazar a otro tipo de terapias, la biodescodificación es una propuesta de la medicina alternativa que busca el significado emocional de...

El hígado graso se considera una enfermedad de salú pública en México

Las complicaciones del hígado graso no alcohólico son inflamación crónica, así como daño y deformación de las células hepáticas con y sin...

Radiación de redes inalámbricas contribuye a la muerte de insectos

La radiación de los teléfonos móviles y de las redes inalámbricas provocaría la apertura de canales de calcio de las células de...