Inicio TODO EN NUTRICIÓN Nutrióloga de la UNAM alerta sobre posibles riesgos de dieta keto

Nutrióloga de la UNAM alerta sobre posibles riesgos de dieta keto

En suma, el ayuno intermitente y la dieta keto no son sostenibles; es decir, no cumplen con el propósito de crear buenos hábitos de alimentación

La dieta keto y el ayuno intermitente representan riesgos para la salud y son poco eficaces. Por recomendar la ingesta de grasas y proteínas en exceso, se corre el riesgo de aumentar el ácido úrico, colesterol y los triglicéridos en el organismo, alertó Raquel Valenzuela Argüelles, nutrióloga de la Dirección General del Deporte Universitario.

Este tipo de dietas son hiperprotéicas, es decir, se basan en el consumo abundante de proteínas, y son bajas en carbohidratos, cuyo consumo reducido conducen a un déficit de energía, explicó.

“Para que el cuerpo esté bien nutrido, primero se deben cubrir los requerimientos de energía, si no es así, el organismo echará mano de las proteínas, pero no sólo las que se ingieren en la comida, sino las que están en los músculos”.

Ante la popularidad que han adquirido, la universitaria aclaró: “estas dietas no promueven buenos hábitos de alimentación, que debería ser el objetivo a largo plazo, porque no se llevan a cabo por periodos prolongados. Pueden propiciar la pérdida de peso, pero no se pierde grasa, sino líquidos, masa muscular o tejido magro”.

El consumo de proteínas en exceso (carnes, huevo y leche, entre otras) detonan el riesgo de aumentar los niveles de ácido úrico, colesterol y triglicéridos. “Este proceso se contrapone con el principio de búsqueda de la salud”.

A largo plazo, “dietas como la keto producen un efecto similar al que experimenta un diabético, que carece de la glucosa necesaria para llevar a las células. Como no hay carbohidratos, tampoco hay glucosa, y esto crea un efecto en el metabolismo llamado ‘cetosis’, mediante el cual el organismo produce acetona y sus compuestos derivados”, detalló.

En cuanto a los ayunos intermitentes, la nutrióloga destacó que su carta de presentación es desintoxicar el cuerpo, y aunque se asegura que son benéficos por esa razón, en realidad el organismo es sometido a un estado de estrés.

Entonces su reacción natural es protegerse: al continuar con las actividades cotidianas y carecer del combustible necesario, empieza a quemar masa muscular y a producir sustancias que tienen más efectos perjudiciales que benéficos para la salud.

Valenzuela Argüelles, quien tiene a su cargo la evaluación morfofuncional de los deportistas que acuden a Medicina del Deporte, indicó que el eje de estas dietas populares es comer menos, lo que hace al organismo bajar su metabolismo.

“En suma, el ayuno intermitente y la dieta keto no son sostenibles; es decir, no cumplen con el propósito de crear buenos hábitos de alimentación. Además, si se habla de costo-beneficio, también es importante prever el efecto rebote”.

En cuanto al riesgo de descompensación, recalcó que algunos efectos de la dieta keto son perder músculo y líquidos, aumentar ácido úrico, colesterol y triglicéridos en sangre. En cuanto al ayuno intermitente, produce sustancias tóxicas y desencadena reacciones químicas que, de otro modo, no se presentan en el cuerpo.

Al llevar la dieta, un efecto en el organismo es la cetosis, por lo que recomendó hacerse análisis en caso de tener malestares.

La experta aconsejó buscar una dieta que promueva hábitos de alimentación sanos, que sea sostenible y equilibrada; es decir, que contenga todos los nutrimentos en las cantidades que cada persona requiere.

“Lo mejor es abstenerse de buscar en revistas sugerencias sobre alimentación. Lo más seguro es consultar a un especialista que indique una dieta individualizada, pues lo que es útil para una persona no lo es para otra. Debe ser calculada de acuerdo con las necesidades de cada individuo”.

Además, debe combinarse con el ejercicio para tener mejores resultados. “La gente se sentirá mejor, no será tan estricta y estará más a gusto”, insistió.

La dieta keto y el ayuno no toman en cuenta el estado de salud (si una persona es diabética, hipertensa, o padece alguna alteración, como síndrome metabólico), y se corre el riesgo de agravar algún padecimiento.

“Un especialista sabe que el objetivo principal es disminuir la grasa del tejido adiposo, no sólo bajar de peso por vanidad. Se busca también la salud, por lo que el tratamiento dietético y el ejercicio siempre tendrán que ir unidos”, concluyó Valenzuela Argüelles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Revisión médica y buenos hábitos de vida para mantener la salud prostática

Las más recientes estadísticas de la OMS mostraron que en México el cáncer de próstata es la enfermedad neoplásica más incidente...

Hospital registra contagio de bacteria en bebés recién nacidos, por mal proceso de lavado

Este es un caso muy inusual para un hospital, ya que involucraba una lavadora de tipo doméstico que no cumple con los...

7 maneras de reducir el cortisol (la hormona del estrés) en el trabajo

Los peligros de no reducir los niveles de cortisol en nuestro sistema son muchos y alto riesgo a corto y largo plazo...

Uno de cada tres pacientes con lupus utiliza opioides

Estos resultados fueron alarmantes porque uno de cada tres pacientes con lupus estuvo usando un opioide recetado, y la mayoría de ellos...

“Qué bien sabe cuidarse”, la campaña de Toks contra el cáncer de mama

Cada día hay alrededor de 10 decesos a causa del cáncer de mama en el país, el 80 por ciento de...