Una prolongada exposición a pantallas podría dañar la salud de los niños

0
161
Una prolongada exposición a pantallas podría dañar la salud de los niños
Una prolongada exposición a pantallas podría dañar la salud de los niños

La Academia Americana de Pediatría sugiere que antes de los 2 años de edad, los niños no deberían tener contacto con pantallas

A partir de esta pandemia se ha incrementado el tiempo que un niño pasa frente a las pantallas. Ya por las clases en línea o por el entretenimiento, pero en un hecho que este medio capta la mayoría de la atención de los pequeños.

En este contexto, ¿te has preguntado cuánto tiempo pasan tus niños frente a una pantalla? ¿Cuántas horas calculas dedican a estar frente a su celular, Tablet, computadora o televisión? ¿Conoces el posible daño en la salud que esto podría generarles?

La Academia Americana de Pediatría sugiere que antes de los 2 años de edad, los niños no deberían tener contacto con pantallas; incluso, entre los 2 y 5 años solo tendrían que estar media hora; entre los 5 y 7 años una hora.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que entre los efectos en la salud que pudiera llegar a tener el exceso de tiempo de exposición a las pantallas está que el desarrollo del niño a nivel del lenguaje, interacción social, motricidad fina y gruesa se verían considerablemente afectados.

Una investigación realizada por la psicóloga Sheri Madigan, Doctora de la Universidad de Calgary, asegura que el consumo de las pantallas puede tener consecuencias para el desarrollo infantil.

Según este informe, pueden tras una amplia exposición, los infantes incluso pueden tardar más en realizar tareas tan sencillas como decir una frase de cuatro palabras o meter cuentas en una cuerda.

Madigan se centra en la influencia de este consumo en el desarrollo cognitivo de niños de 2 a 3 años. El análisis de la doctora se realizó en 2.400 menores canadienses y mostró que cuanto mayor era el tiempo pasado delante de pantallas, peor eran sus resultados cuando se les realizaba un test de desarrollo al cumplir los 5.

Las diferencias que se observaban entre los niños de esa edad que habían hecho un uso excesivo de las pantallas eran modestas pero significativas, pues las utilizaban antes de la escolarización y durante unas 25 horas semanales de media.

Para los expertos, el período más rápido de crecimiento y maduración en la infancia son los primeros cinco años de vida. Según se encontró, las pantallas afectan a este desarrollo porque los niños pueden perder oportunidades importantes para dominar las habilidades interpersonales, motoras y de comunicación.

En este sentido, los pequeños se vuelven más sedentarios y dejan de realizar acciones básicas como caminar y correr. Incluso puede afectar a su socialización porque interrumpe las interacciones con sus padres y su entorno. Además, los menores pueden estar expuestos a información falsa, contenidos inapropiados y a algún peligro que afecte a su privacidad.

En este mismo informe también se observó que las niñas obtenían mejores resultados en los tests y consumían menos este tipo de dispositivos. Además, se descubrió que aquellos que leían libros adecuados a su edad, hacían más ejercicio y dormían más tenían mejores resultados.

Una de las críticas a este estudio es que no distingue entre tipos de contenido. Cuenta igual una hora con la tablet viendo vídeos online que el mismo tiempo viendo un programa de televisión interactivo junto a una madre.

Por lo anterior, la investigación sugiere nuevos horizontes que distingan estas dos cuestiones, con el fin de que se distinga cuáles son los hábitos realmente nocivos para estas edades y cuáles no suponen ningún peligro.

Aun con esto, los pediatras de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) hacen la recomendación de evitar la exposición total hasta los 18 meses.

También prefieren que no se inicie el visionado de programas de calidad en compañía de adultos hasta, mínimo, los 24 meses. A partir de los 2 y hasta los 5 años deben ver contenidos adecuados, acompañados de adultos y como máximo una hora diaria. Y a partir esta edad se debe buscar el equilibrio entre estos hábitos y otras actividades educativas y lúdicas.

Finalmente, aconsejan evitarlas durante las comidas, el tiempo de estudio y antes de dormir. Incluso señalan evitar el uso de estos dispositivos en el dormitorio y asegurarse de que practiquen suficiente ejercicio físico y disfruten de las horas de descanso necesarias.

Contenido relacionado:

Evita usar por mucho tiempo tus pantallas, así no tendrás malos hábitos de sueño

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here