Inicio TODO EN NUTRICIÓN Una dieta saludable en tiempos de Covid-19, según la OMS

Una dieta saludable en tiempos de Covid-19, según la OMS

En el caso de los bebés, la OMS indica que una alimentación saludable implica lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido una serie de consejos una alimentación saludable en tiempos de Covid-19.

En primer lugar, el organismo de las Naciones Unidas aclara que ningún alimento ni suplemento dietético puede prevenir ni curar el Covid-19. Por el contrario, señala que una alimentación saludable es importante para el buen funcionamiento del sistema inmunitario.

Además, señala que la nutrición adecuada también puede reducir la probabilidad de aparición de otros problemas de salud; tales como la obesidad, enfermedades del corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer.

En el caso de los bebés, la OMS indica que una alimentación saludable implica lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses, con la introducción gradual de alimentos nutritivos y seguros; tales como complemento de la leche materna desde los 6 meses hasta los 2 años y más.

En los niños pequeños, señala, una alimentación sana y equilibrada es esencial para el crecimiento y el desarrollo. En personas mayores, puede ayudarles a llevar una vida más saludable y activa.

Concretamente, se sugiere todos los días una combinación de cereales integrales como trigo, maíz o arroz, legumbres como lentejas o frijoles (judías), verduras y frutas frescas en abundancia, y algún alimento de origen animal, por ejemplo carne, pescado, huevos o leche.

Siempre que se pueda, señala, elegir cereales (como maíz, mijo, avena, trigo o arroz), integrales, no procesados; pues son ricos en fibra beneficiosa y proporcionan una sensación de saciedad más duradera.

En adición, se acepta como refrigerio entre horas, hortalizas crudas, fruta fresca o frutos secos sin sal. Asimismo, se alerta limitar el consumo de sal. Específicamente, se debe limitar el consumo de sal a 5 gramos diarios (equivalentes a una cucharadita), al cocinar y preparar la comida; así como reducir condimentos (como la salsa de soja, el caldo de carne o la salsa de pescado), y si se consume alimentos enlatados o desecados, elegir hortalizas, frutos secos y frutas sin sal ni azúcar añadidas.

También se recomienda consultar las etiquetas de los alimentos envasados y elegir los productos con menor contenido de sodio.

Además, descartar grasas y aceites al cocinar; consumir cantidades moderadas de grasas y aceites; al cocinar, sustituir la mantequilla, el ghee o la manteca de cerdo por grasas más saludables como el aceite de oliva, de soja, de girasol o de maíz; consumir preferentemente aves y pescado.

Aparte, limitar el consumo de carnes procesadas, tomar leche y productos lácteos desnatados o semidesnatados. También evitar los alimentos procesados, horneados y fritos que contengan grasas trans de producción industrial. También es buena idea probar hervir los alimentos o cocinarlos al vapor en lugar de freírlos.

En otro extremo, se alerta limitar el consumo de golosinas y de bebidas que contengan azúcar como refrescos, jugos de fruta y bebidas a base de jugo, concentrados líquidos y en polvo, aguas aromatizadas, bebidas energéticas y deportivas, té o café listos para beber y bebidas lácteas aromatizadas.

En lugar de postres, comer fruta fresca. Si toma un postre que no sea fruta, se pide asegurarse de que contenga poco azúcar y de que se sirva porciones pequeñas.

Finalmente, se advierte no dar alimentos dulces a los niños. No se debe añadir sal ni azúcar a la alimentación complementaria hasta los 2 años, y a partir de esa edad; solo se debe hacer en cantidades limitadas.

Como último consejo, la OMS pide mantener una buena hidratación bebiendo suficiente agua y evitar un consumo peligroso y nocivo de alcohol.

Contenido relacionado:

IMSS alerta uso de “dietas mágicas”, recomienda ir a nutricionista

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES