Inicio Avances científicos Por primera vez, logran gestar embriones de ratón en úteros artificiales

Por primera vez, logran gestar embriones de ratón en úteros artificiales

Este útero artificial permite a los investigadores aprender más sobre por qué los embarazos terminan en abortos espontáneos

Científicos del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel han logrado por primera vez en la historia que el embrión de un mamífero, en este caso un ratón, realice su gestación en un útero artificial.

El estudio, publicado por la revista Nature, afirma que este equipo ha cultivado con éxito más de mil embriones de ratones durante seis días, a través de un proceso totalmente artificial.

El experimento consistió en sacar a estos animales del útero de sus madres cinco días después de la fertilización, teniendo en cuenta que la gestación completa es de unos 20 días; e incubarlos durante seis días más en incubadoras mecánicas.

En el día 11 de desarrollo, más de la mitad del embarazo de un ratón, se comprobó que los embriones de laboratorio eran idénticos a los gestados de una manera natural.

Sin embargo, los cultivados se habían vuelto demasiado grandes para sobrevivir sin un suministro de sangre, la solución nutritiva que los alimentaba por difusión ya no era suficiente.

También podría interesarte: Crean primer mini corazón humano que funciona en un laboratorio

Los expertos consideran usar una solución nutritiva enriquecida o un suministro de sangre artificial que se conecte a las placentas de los embriones para solucionar estos problemas.

Mientras tanto, este útero artificial permite a los investigadores aprender más sobre por qué los embarazos terminan en abortos espontáneos o por qué los óvulos fertilizados no se implantan. Y abre una nueva puerta a la investigación sobre cómo las mutaciones o deleciones genéticas afectan el desarrollo fetal.

Para realizar este trabajo, los investigadores pasaron siete años fabricando la máquina que ha permitido su investigación, un sistema compuesto por una incubadora y un sistema de ventilación.

En él, cada uno de los embriones flotaba en un vial relleno de un líquido especial cargado de nutrientes, mientras que una rueda hacía girar suavemente a los ratones para que no se pegaran a la pared de su hogar temporal, lo que evita que estos se deformaran y posteriormente murieran.

Por su parte, el ventilador adjunto proporcionó oxígeno a los animales, mientras mantenía el flujo y la presión de su entorno.

Contenido relacionado:

Con ácido fólico y control prenatal, se puede prevenir la espina bífida

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES