La verdadera nutrición está en la tierra – Segunda de 4 partes

0
263
planta creciendo en la tierra
Por Dr. David Duarte de Unani Centro

En mi colaboración anterior comenté que dado que las tierras en las que actualmente se siembran nuestros alimentos están desgastados y empobrecidos, tienen un bajo nivel de nutrientes y que todo lo que comemos al final del día depende de la calidad de esas tierras porque incluso los animales que comemos se alimentan de esos mismos frutos y verduras empobrecidos. Y formulé esta pregunta ¿Será cierto que una dieta principalmente a base de frutas, verduras y hortalizas es lo más sano?

Todos los alimentos que consumimos constan de dos partes: una cuantitavita y otra cualitativa. La parte cuantitativa del alimento es la que proporciona energía (carbohidratos, proteínas y grasas) y es la que requerimos en mayor cantidad porque proporciona la energía que nuestro cuerpo utiliza y gasta constantemente por lo que necesitamos reponerla. Estamos hablando de la grasa que en nuestro cuerpo es un almacén de energía que puede usar si le falta, además cumple otras funciones como aislante térmico.  Los carbohidratos por su parte son alimento para el cerebro.

La parte cualitativa de nuestro alimento es la que contiene las moléculas que no se gastan con tanta frecuencia, que no se utilizan directamente para energía, que el cuerpo tiene reservas en mayor o menor grado pero que son muy importantes para diversas funciones del metabolismo como vitaminas, minerales y oligoelementos (elementos traza). El organismo no los sintetiza pero son de vital importancia para su salud.

A partir de la revolución industrial, los requerimientos de producción del campo han aumentado considerablemente, lo importante para esta era es tener una producción abundante, para lo cual se ha sacrificado la calidad del alimento.  Es interesante notar que ya no concebimos cultivos sin fertilizantes ni plaguicidas, siendo lo natural un escenario muy diferente a este. Esto además de la pobreza en cuanto a minerales que general el monocultivo.

En el actual modelo agrónomo de monocultivo se favorece la porción cuantitativa del alimento y se descuida la porción cualitativa lo cual resulta en una producción débil que requiere fertilizantes y pesticidas constantes. Esto afecta nuestro alimento de dos formas: 1. Alimentos deficientes en la porción cualitativa y 2. Alimentos que contienen una gran variedad de químicos muchas veces nocivos para la salud.

Es por ello que nuestro alimento favorece el acumulo de las moléculas que dan energía por lo cual hay índice de sobrepeso y obesidad sin precedentes pero por otro lado tenemos una gran desnutrición de la porción cualitativa, es decir estamos sobre alimentados pero a la vez desnutridos, además de estar intoxicados

Esto explica porque no nos saciamos igual con el alimento moderno a como nos saciaba el alimento hace unas cuantas décadas, es como si instintivamente supiéramos que algo le falta al alimento que debería estar ahí. Dada la baja concentración de la porción cualitativa del alimento, deberíamos comer al menos 4 veces más de lo que comemos para recibir el mínimo de nutrición, pero si hiciéramos esto estaríamos recibiendo 8 o hasta 10 veces más de la porción cuantitativa, lo cual tampoco es nada bueno para la salud, esta es la paradoja moderna de la nutrición.

¿Qué hacer entonces?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here