Inicio SEXO Y PAREJA La hipersexualidad o cuando el sexo se convierte en compulsión

La hipersexualidad o cuando el sexo se convierte en compulsión

De ser una actividad placentera y complementaria, la sexualidad pasa a convertirse en un comportamiento disruptivo y perjudicial

Conocida comúnmente como adicción al sexo, la hipersexualidad o conducta sexual compulsiva es un trastorno en el que las personas son incapaces de controlar su comportamiento sexual, comprendiendo actividades como la masturbación, el cibersexo, múltiples parejas sexuales, el consumo de pornografía o pagar por sexo.

El problema es que, de ser una actividad placentera y complementaria, pasa a convertirse en un comportamiento inevitable, generando una serie de patrones disruptivos y perjudiciales en otras esferas de la vida, como el trabajo, el estudio o las relaciones sociales.

La hipersexualidad se puede presentar tanto en hombres como en mujeres, aunque estadísticamente se presenta más en los primeros, y no conoce de orientación sexual o grado académico; afectando entre 3 a 6 % de la población mundial, entre los que se encuentran Felipe el Hermoso, Hugh Grant, Britney Spears, David Duchovny, Lindsay Lohan, Rob Lowe, Hugh Jackman, Tiger Woods o Robert Downey Jr., entre otras figuras históricas o de la farándula.

Condición que en 2018 fue clasificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un trastorno, pero no como una forma de adicción, en los últimos años ha habido un considerable incremento de este problema, en buena medida por la facilidad que otorga la tecnología para acceder a información e imágenes de contenido sexual explícito e intenso.

Así como de interactuar de manera anónima con otras personas, para realizar experiencias sexuales cibernéticas o acordar encuentros sexuales.

Si bien no hay una causa precisa sobre qué puede originar la hipersexualidad, los investigadores apuntan hacia dos posibilidades: Una anormalidad bioquímica o ciertos cambios químicos en el cerebro o lesiones en la corteza prefrontal medial del cerebro que dan lugar a un comportamiento sexual compulsivo.

En este sentido, recientemente, un grupo de científicos descubrió que la oxitocina también podría estar involucrada es desarrollar una conducta sexual compulsiva, pues esta hormona ha sido asociada en estudios previos con la regulación tanto de la vinculación social y de pareja, reproducción sexual, como con el comportamiento agresivo en mujeres y hombres.

Este hallazgo que fue publicado en la revista Epigenetics podría ser clave para encontrar un tratamiento contra este trastorno, a fin de reducir o inhibir la actividad de la oxitocina, ya sea a través de medicamentos o psicoterapia.

Al respecto, Adrian Boström del Departamento de Neurociencia de la Universidad de Uppsala, Suecia, que realizó el estudio con investigadores del Grupo de Andrología y Medicina Sexual (ANOVA) del Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia, manifestó: “Nos propusimos investigar los mecanismos reguladores epigenéticos detrás de trastorno hipersexual para que podamos determinar si tiene algún sello distintivo que lo distinga de otros problemas de salud”.

Así, más allá de lo que la cause, la hipersexualidad, como otras compulsiones, si no se detecta y trata a tiempo, puede dañar la autoestima de quien la presenta, por las afectaciones en las esferas ya mencionadas de su vida.

Estando en riesgo de ampliar los efectos si se relaciona con problemas de abuso de drogas o alcohol, enfermedades de salud mental como depresión o ansiedad, adicción al juego, problemas familiares o antecedentes de abuso sexual o físico.

Así, además del poner en riesgo la vida profesional y las relaciones sociales, así como la estabilidad financiera o ser arrestado por cometer delitos sexuales, también está en riesgo la integridad física por el riesgo de contraer alguna infección de transmisión sexual como VIH o hepatitis, al realizar prácticas de alto riesgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

¡Deja de quejarte y enfrenta los problemas!

No te quejes, actúa y ocúpate en lugar de preocuparte; siempre hay una solución y se vale pedir ayuda

Cuidado con la sal, debes consumirla en su justa medida

La sal contribuye a equilibrar líquidos en el cuerpo, es un transmisor de impulsos nerviosos, regula el ritmo del músculo cardiaco...

Avances tecnológicos hacen ver al SIDA como enfermedad crónica

Las enfermedades relacionadas con este padecimiento ocupan el décimo quinto lugar entre las causas de muerte de la población mexicana

La Profeco alerta sobre hamburguesas de sirloin que contienen pellejos y soya

El Laboratorio Profeco puso a prueba los ingredientes y se encontró que hay de una docena de marcas que contienen soya, piel...

¿Y dónde están los hombres?

Crear una nueva masculinidad depende de encontrar una identidad que se defina por no repetir estructuras heredadas sino de fundar día a...