Inicio Familia Hagamos a un lado la culpa, pasemos mejor tiempo con nuestros hijos

Hagamos a un lado la culpa, pasemos mejor tiempo con nuestros hijos

Es difícil dejar de sentirla, pero lo importante no es verla como una carga, sino como una oportunidad para hacer conciencia de lo fundamental de compartir tiempo con los hijos

Por Ale Velasco

Culpa es ese sentimiento con el que cargamos las madres y que nos hace dudar de si estamos haciendo lo correcto con la educación de nuestros hijos, de si somos buenas madres, si los dejamos mucho tiempo solos, si debemos trabajar o mejor quedarnos en casa a cuidarlos; en fin, tantos y tantos pensamientos que nos impiden desarrollar todo nuestro potencial como mujeres y como profesionistas.

La culpa es como una brújula, un sensor interno que nos guía por el camino de ser madres. A veces, la cargamos en la espalda; otras, sentimos una fuerte opresión en el pecho o angustia que nos dificulta la respiración, pero tal vez no sea tan mala y hasta es posible que sin este sentimiento nos dedicaríamos a trabajar todo el día sin dejar tiempo para compartir con nuestros niños.

Es difícil dejar de sentirla, pero lo importante no es verla como una carga, sino como una oportunidad para hacer conciencia de lo fundamental de compartir tiempo con los hijos.

¿Les ha pasado que si están en el trabajo no se pueden concentrar por estar pensando en los hijos y cuando están en casa, la mente la tienen en los pendientes de la oficina? ¿Por qué no podemos llegar al justo medio? Ser felices en el hogar y también en el trabajo. ¿Cómo lograrlo? Concentrándonos al cien en la situación que estamos viviendo, de esta forma disfrutaremos más y seremos más eficaces de acuerdo con lo que se solicita de nosotras en este preciso momento, si estamos en casa, dedicarnos a la familia y durante el horario de trabajo, focalizarnos en lo que ahí se requiere de nosotros.

Algo que he notado es que si nuestras madres o abuelas no trabajaron fuera de casa es más fácil que experimentemos sentimientos de dolor, tristeza y profunda desolación al dejar a nuestros hijos al cuidado de alguien más.

Transformemos esta angustia, en un esfuerzo por hacer que nuestros hijos se sientan amados, si trabajas, habla con ello, diles cuanto valoras y disfrutas de su compañía, dedícales al menos 20 minutos al día, esto será el mejor regalo y te aseguro que los disfrutarán en verdad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Las bolsas de plástico están ahogando al planeta… ¡Evítalas!

La comodidad que brindan cobra una factura muy elevada, que no se limita a lo que miramos a simple vista; y el...

¿En qué consiste la violencia hacia los adultos mayores?

Una de cada diez personas mayores ha sido víctima de malos tratos, es por ello, que es importante destacar el alto índice...

Gobiernos y empresas han fallado en combatir el discurso de odio, señala la ONU

El odio en línea no es menos dañino porque está en línea. Al contrario, con la velocidad y el alcance de su...

Presentan Plan Nacional de Salud y el Instituto de Salud para el Bienestar

A fin de lograr el abasto de medicamentos, el Insabi trabajará sobre tres ejes principales: compras públicas eficientes, planeación del suministro y...

El extraño caso de un hombre que su cuerpo producía cerveza

Pruebas de laboratorio revelaron la presencia en su intestino de un hongo unicelular que es capaz de fermentar carbohidratos y convertirlos en...