Inicio Innovación Médica En el IPN tratan con Omega 3 los daños gástricos por antiinflamatorios

En el IPN tratan con Omega 3 los daños gástricos por antiinflamatorios

los ácidos grasos Omega 3 se extraen de los peces de agua fría, principalmente del salmón (que contiene un porcentaje mayor de ácidos grasos), toda vez que se alimenta de plancton e invertebrados que se encuentran en los países nórdicos.

Investigadores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) diseñan una nueva alternativa terapéutica con Omega 3 (ácido docosahexaenoico), con la cual se protege al sistema digestivo de úlceras, sangrados o perforaciones del tracto gastrointestinal, provocados por medicamentos.

De acuerdo a un comunicado de la institución, la jefa del Laboratorio de Farmacología de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), Aracely Evangelina Chávez Piña, subrayó que el empleo de los ácidos grasos Omega 3, tiene un efecto de defensa a nivel gástrico e intestinal cuando se suministran  fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs).

Explicó que los ácidos grasos Omega 3 se extraen de los peces de agua fría, principalmente del salmón (que contiene un porcentaje mayor de ácidos grasos), toda vez que se alimenta de plancton e invertebrados que se encuentran en los países nórdicos.

La especialista dijo que los ácidos grasos también pueden obtenerse del atún y arenque.

El proyecto denominado “Participación del efecto antioxidante en el mecanismo gastroprotector del ácido docosahexaenoico, un ácido graso poli-insaturado omega 3”, está registrado ante el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), organismo que apoya con recursos a este estudio.

Chávez Piña detalló que a nivel mundial, la población sufre de lesiones ocasionadas por el consumo de AINEs, como la indometacina, aspirina, diclofenaco y naproxeno (AINEs).

“Para evitar el daño gástrico, se co-administran con omeprazol (inhibidores de la bomba de protones), pero generan eventos adversos o nocivos en el intestino”, apuntó.

La científica del IPN enfatizó que los AINEs producen alteraciones fisicoquímicas que hacen que la barrera de la mucosa gástrica se rompa por completo.

También, indicó, provoca daños sistémicos al ocasionar alteraciones a nivel del tracto gastrointestinal e incrementar la secreción de ácido y daños en la microbiota intestinal, así como sangrado de úlceras gástricas.

“Estas sustancias tienen un efecto analgésico-antiinflamatorio pero, al mismo tiempo, generan problemas gástricos e intestinales. De ahí la importancia de esta investigación”, concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Mitos y realidades de la depresión posparto

No es exclusiva de las madres primerizas ya que pueden sufrirla mujeres hasta su segundo o tercer bebé

Con tratamiento de estimulación cerebral profunda podrían aliviar el zumbido de oídos

Aproximadamente el 15% de las personas padecen tinnitus, aunque para la mayoría, los síntomas son soportables y no requieren...

¡Descubre los beneficios de las fresas!

La fresa ayuda a combatir el estrés, caries, mal aliento, estreñimiento, obesidad, inflamaciones y el envejecimiento prematuro

¿Sabes qué es el Síndrome de ovario poliquístico?

De no ser tratado a tiempo, puede causar resistencia a la insulina, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y mayor riesgo de padecer...

Básico detectar el linfoma infantil en etapas tempranas

El linfoma se caracteriza por la inflamación de los ganglios linfáticos, y sus principales síntomas son pérdida de peso, sudoración y fiebre...