Inicio Bebes / Estimulación temprana Embarazo y finanzas personales, un tema que debemos analizar a detalle

Embarazo y finanzas personales, un tema que debemos analizar a detalle

Ante un embarazo, lo ideal es hacer un presupuesto para que puedas afrontar los desembolsos relacionados con la gestación de un bebé y no quiebres tus finanzas

Si has pensando en quedar embarazada o ya lo estas, debes comenzar a realizar un plan de finanzas, dado que lo ideal es determinar lo antes posible en dónde recibirás la atención prenatal y del parto.

Muchos personas, sobre todo cuando es su primer embarazo, no son conscientes del cambio de hábitos de consumo que implica la llegada de un hijo, desconociendo que se avecina un tsunami para sus finanzas, y que lo mejor es priorizar los gastos, evitando los superfluos o de poca utilidad.

Porque, desde el test de embarazo positivo hasta la primera visita ginecológica, es común vivir un sinfín de dudas y emociones cuando se está a la espera de un nuevo integrante de la familia. Sin embargo, también se trata de un tema de dinero.

Por lo tanto, un plan financiero (un presupuesto) te permitirá prevenir tus necesidades básicas y las del bebé durante el embarazo. Aunque, la situación de cada mujer justificará diferentes o más consideraciones.

¿Cuántas consultas realizar con el médico? ¿Qué estudios de laboratorio son necesarios y cada cuándo? ¿En qué hospital se llevará a cabo el alumbramiento? La respuesta a estas preguntas te podrá ayudar a considerar conceptos y estimar gastos.

El embarazo promedio dura alrededor de nueve meses, 40 semanas o 280 días después del último periodo menstrual, lapso en el cual debes estar en todo momento informada y supervisada por un médico para descartar algún factor de riesgo que pueda complicar tu embarazo, tu salud y la del bebé.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mortalidad materna es inaceptablemente alta, y a pesar de que la mayoría de las muertes maternas son evitables, cada día mueren en todo el mundo unas 800 mujeres por complicaciones con el embarazo o el parto.

El embarazo normal es el estado de la mujer que se inicia con la fecundación en el útero y termina con el parto y el nacimiento del niño o niña.

Si te encuentras en esta etapa o piensas estarlo, debes considerar diferentes aspectos relacionados con la atención adecuada del embarazo como salud, alimentación, atención médica, y el no menos importante aspecto financiero.

De acuerdo con las Estadísticas de natalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), por tipo de nacimientos, 98.8% fueron simples, es decir, de un solo bebé; aunque también se registraron, en menor proporción, nacimientos múltiples, ya sea doble, triple o más.

De los nacimientos, el 88 % se dan en hospital o clínica, y en la mayoría de las veces (87.4%), la principal persona que atendió el parto fue el médico.

Y, aunque de acuerdo con la OMS, la tasa ideal de cesáreas debe oscilar entre 10 % y 15%; sin embargo, también destaca que en las últimas décadas, México ha registrado un incremento de dicha práctica y ocupa el cuarto lugar (después de China, Brasil y EUA), con el mayor número de cesáreas innecesarias.

Y es que, de acuerdo con la OMS, aunque la maternidad es a menudo una experiencia positiva, para demasiadas mujeres es sinónimo de sufrimiento, enfermedad e incluso de muerte. Por lo que, todas las mujeres necesitan cuidados prenatales, sean jóvenes, mayores, primerizas y no primerizas, aun cuando gocen de perfecta salud.

Las principales complicaciones relacionadas con el embarazo y causales del 70% de las muertes maternas son: hemorragias, infecciones, abortos peligrosos, eclampsia y parto obstruido.

La OMS puntualiza que la mayoría de estas muertes pueden evitarse con una atención especializada al parto y acceso a la atención obstétrica de urgencia.

Si cuentas con un seguro de gastos médicos mayores, regularmente ampara parto o cesárea. Verifica su cobertura, es decir, la edad de la asegurada, si el alumbramiento es en territorio nacional o zona fronteriza, gastos erogados del recién nacido y el periodo de espera (antigüedad) continuos a partir de la fecha de contratación de la póliza. Revisa las condiciones.

Para mayor información sobre características, servicios adicionales, requisitos, precios y promociones, te recomendamos acudir directamente con el proveedor del producto o servicio.

Además de lo anterior, debes considerar el gasto en vitaminas, ácido fólico, calcio, suplementos alimenticios, alimentación especial (si es el caso), ropa para ti y el bebé, así como algunos accesorios.

Lo ideal es que la atención prenatal comience tres meses antes de quedar embarazada con el fin de recibir asesoría y revisión médica para asegurarse de que gozas de buena salud y no padeces ninguna enfermedad u otras afecciones.

Por lo tanto, si estás pensando en quedar embarazada o ya lo estás, lo ideal es hacer un presupuesto o ajustar el que ya tienes hecho, para evitar un quiebre en tus finanzas personales.

IPR

Contenido relacionado

¡Cuidado con la depresión postparto! Que no rompa tu vínculo familiar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Beneficios del consumo de limón y desmitificación de otros

Entre los beneficios que rodean al limón se enlistan su capacidad diurética y antibacteriana. Al tiempo que refuerza el sistema inmunológico.

Anticuerpos de dengue podría generar “inmunidad” al coronavirus

Se determinó que la enfermedad transmitida por los mosquitos puede proporcionar un cierto nivel de inmunidad contra el covid-19

Alertan sobre #BenadrylChallenge, mortal reto de TikTok

Los usuarios de TikTok deben tomar una cantidad elevada de Benadryl para producirse alucinaciones y después publicar las reacciones en la...

La happy era y su eco en la represión de emociones «negativas»

Es necesario comprender que expresar emociones es positivo, sea cual sea. De no hacerlo, ésta quedaría en pausa extendiéndose hasta que...

Estudio demuestra que el cannabis puede ayudar a reducir varios síntomas no motores del párkinson

La investigación se llevó a cabo utilizando nabilona, un cannabinoide sintético con propiedades farmacológicas similares al componente psicoactivo del cannabis