El insomnio y la pandemia, dos males que vienen juntos

0
244
El insomnio y la pandemia, dos males que vienen juntos
El insomnio y la pandemia, dos males que vienen juntos

Aunque la gente duerme más durante la pandemia, los datos de estudios recientes indican que la calidad de su sueño está disminuyendo vertiginosamente

De acuerdo con Christina Pierpaoli Parker, becaria postdoctoral de psicología clínica y medicina conductual del sueño en la Universidad de Alabama en Birmingham, existe una tendencia actual denominada “coronasomnia” que está afectando a la población mundial.

En un estudio publicado esta semana, Pierpaoli Parker aseguro que existen fuertes relaciones entre la pandemia y el insomnio.

Según apunta, aproximadamente un tercio de los adultos de Estados Unidos dormían el mínimo de siete horas por noche recomendadas por la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño; según datos de 2016 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC).

No obstante, desde que comenzó la pandemia, las cifras han empeorado. Si bien ha habido una disminución general del 11,3% en la cantidad de recetas surtidas para trastornos del sueño desde 2015, la cantidad de recetas surtidas para trastornos del sueño entre el 16 de febrero y el 15 de marzo aumentó en un 14,8%, según un informe del gerente de beneficios farmacéuticos Express Scripts.

Más recientemente, el 36% de los estadounidenses informaron tener dificultades para dormir este verano debido al estrés por la pandemia, según un estudio de la Kaiser Family Foundation.

Por último, señala que aunque la gente duerme más durante la pandemia, los datos de otro estudio reciente indicaron que la calidad de su sueño está disminuyendo vertiginosamente.

El insomnio generalmente afecta del 10% al 14% de los adultos estadounidenses, según los CDC. Este año, sin embargo, los expertos en sueño dicen que, según la cantidad de pacientes que están viendo por esta afección, la cantidad se ha disparado dramáticamente.

Jennifer Martin, profesora de medicina en la Facultad de Medicina David Geffen de la Universidad de California en Los Ángeles, dijo que ambos trastornos son comprensibles ya que los seres humanos están programados para permanecer despiertos ante el peligro y nos enfrentamos a la primera pandemia mundial generalizada en 100 años.

“Habría sido un desafortunado error de la evolución si tuviéramos sueño cuando había un tigre fuera de nuestra cueva y nos fuéramos a dormir. Cuando percibimos una amenaza, estamos despiertos. Eso es adaptativo. Eso es bueno para nosotros. Sin embargo, cuando hay una gran amenaza en nuestro entorno como una pandemia global, una de nuestras reacciones biológicas iniciales de estrés es no dormir para poder estar preparados para hacer frente a la amenaza”, apuntó

A parte de esta condición, Martin señala que otros posibles motivos a la falta de sueño son, primero en la lista: interrupción de la rutina; ya los seres humanos operan de acuerdo con procesos internos naturales que regulan nuestro ciclo de sueño-vigilia y se repite aproximadamente cada 24 horas.

Conocidos como ritmos circadianos, explica, estos están conectados a ciertos factores externos que ocurren todos los días: amanecer, atardecer y más. Debido a que la mayoría de nosotros pasamos más tiempo en casa, todos estamos desorientados de nuestras respectivas rutinas naturales, lo que se suma a una sensación general de confusión y malestar.

Sin las señales típicas del tiempo social, como vestirse para el trabajo o dejar a los niños en la escuela a una hora estándar determinada, nuestros cerebros son menos conscientes de cuándo prepararse para dormir, dijo Chandra L. Jackson, otra investigadora de Earl Stadtman en el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental.

Quedarnos en casa, lo que reduce nuestra exposición a la luz natural, también elimina estos ritmos circadianos y horarios de sueño, añadió. Otra explicación es que entre las reuniones de Zoom para el trabajo y las personas pegadas a sus teléfonos, el tiempo frente a la pantalla está en su punto más alto.

La luz del espectro azul generada por las pantallas le dice al cerebro que deje de producir melatonina, una hormona que regula el ciclo de sueño-vigilia del cuerpo, dijo el Dr. David Neubauer, profesor asociado de psiquiatría y ciencias del comportamiento en Johns Hopkins Medicine en Baltimore.

Por supuesto, otros factores que contribuyen a los malos hábitos de sueño incluyen las preocupaciones por el dinero, la ansiedad por el empleo y el muy comprensible temor de contraer covid-19 y transmitirlo a sus seres queridos. Por este motivo, se recomienda liberar estrés y estar con los seres queridos, en la medida de lo posible.

Para aquellos que sufren de una falta crónica de sueño suficiente, los expertos dicen que es fundamental volver a un horario regular, incluso si primero significa privarse del sueño para hacerlo.

El ejercicio regular es una buena práctica, ya que ayuda a cansar su cuerpo. Otra buena idea: convertir tu dormitorio en algo sagrado. Con tanta gente trabajando desde casa, es importante asegurarse de que la cama siga siendo un lugar para dormir, no un lugar para la actividad, dijo Bill Fish, presidente de OneCare Media, que publica SleepFoundation.org

Otra buena estrategia es reservar 20 minutos cada día para dejar salir las preocupaciones y ansiedades escribiéndolas en una hoja de papel, dijo Jennifer Kanady, psicóloga clínica y líder de innovación clínica para el sueño en Big Health, una compañía de tecnología médica en San Francisco.

La experta apunta que al preocuparse a la misma hora y en el mismo lugar todos los días, tu cerebro comenzará a aprender que hay un lugar y un tiempo dedicados para las preocupaciones, y las preocupaciones comenzarán a interferir con dormir menos.

Contenido relacionado:

El ejercicio físico reduce los riesgos de enfermedades crónicas y mejora la calidad del..

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here