Inicio BELLEZA ES SALUD El estereotipo, un atentado contra la belleza

El estereotipo, un atentado contra la belleza

El ideal de belleza de cada mujer lo concretan a partir de diferentes formas, delimitadas por marcos culturales, temporales, de moda o regionales

Por Rosario Zavala

La belleza es una sonrisa que alegra el día de cualquiera, es poseer una paz interna. Todas las mujeres son bonitas” (Joven estudiante, 22 años, CDMX).  En palabras de una joven mexicana, la belleza va más allá de la apariencia física, trasciende lo tangible y las materializaciones estéticas, para destacar valores y cualidades del interior de una persona. Por el contrario, para otras mujeres, la belleza es un arma que les permite ganar distintas batallas y colocarlas en lugares estratégicos donde ellas quieren estar.

Sea cual fuere la concepción que se tiene sobre la belleza, el deseo de sentirse bien es uno de los principales motivadores entre las mujeres mexicanas para buscar ser bellas. Esta búsqueda tiene implícito el conflicto y la lucha por conseguir el equilibrio entre lo que se dan a sí mismas y lo que dan a los demás; esta ambivalencia es una vía para alcanzar su autorrealización, la cual depende del momento de vida en el que se encuentren, y eso definirá las prioridades y valor que otorgan a los demás. En este sentido, para algunas el reconocimiento por parte de otras personas juega un papel importante para su satisfacción, por ello buscan proyectar hacia el exterior y buscan la manera de expresar lo satisfechas que se sienten consigo mismas. Algunos caminos que toman para lograrlo es a través de hacer ‘ajustes’ a su aspecto físico: cubrir imperfecciones, transformar lo que no les gusta de sí mismas, preservar lo que tienen o potencializar lo mejor.  Una vez que alcanzan ese bienestar, se sienten confiadas, seguras e incrementa su auto-aceptación, porque entonces la belleza es alcanzable y conquistable. Sin embargo, como en toda conquista, cada día es una batalla, requiere esfuerzo y sacrificios para mantener el territorio alcanzado, es decir, su ideal de belleza.

El ideal de belleza de cada mujer lo concretan a partir de diferentes formas, delimitadas por marcos culturales, temporales, de moda, regionales, etc. Dichas formas remiten a su vez a arquetipos que configuran distintas maneras de ser mujer y su rol en la sociedad. Representan modelos de ser y actuar que se reconocen a partir del inconsciente colectivo. Así, la belleza no es solamente una imagen, sino también valores y emociones, es decir, equilibrio y armonía, y se relaciona con características positivas, incluido el éxito y el status.

Lo que permite a la mujer alcanzar ese equilibrio y armonía son los signos de belleza, tanto físicos (gestos, figura, cabello, etc.) de estilo (accesorios, ropa, etc.) o de personalidad (independiente, cariñosa, etc.). Cada mujer elige aquellos signos que tienen un significado personal y que las lleva a lograr su bienestar. De esta manera, más allá del aspecto físico, la belleza implica modelos culturales y de comportamiento (conductas, gustos y valores), no es solo cuestión de tallas o fenotipos, sino cuestión de actitudes. Sin embargo, las referencias que tienen las mujeres mexicanas, sobre todo en medios de comunicación y publicidad, en lugar de ser verdaderos modelos, se reducen a estereotipos de belleza, en su mayoría ajenos a las características  somáticas de las mexicanas (mujer delgada, piel clara, rasgos faciales ‘finos’,etc.) .  Cabe destacar que el estereotipo es una imagen aceptada comúnmente y con carácter inmutable que se solidifica, es una cristalización limitada y reducida de lo que es la belleza. Así, los signos de belleza (físicos y de estilo), se vuelven más símbolos de ‘estigma’ que desacredita a la mujer porque le recuerda lo que no es.

Los estereotipos, por lo tanto, son restrictivos y se vuelven solamente íconos carentes de contenido y contexto; estimulan la idea de una mujer ‘objeto’ que puede ser intercambiable y sobreviven solamente los accesorios o las situaciones en las que se presenta, reduce entonces la posibilidad de que las mujeres se identifiquen con ellos. Por ello, limitan el campo de acción para generar estrategias de comunicación emocionalmente más efectivos, porque no transmiten valores, actitudes o manifestaciones de lo que es la realidad. Para fines de diferenciación, cercanía y vinculación con las mujeres mexicanas, el estereotipo es la muerte de la belleza.

ROSARIO ZAVALA
Socia Directora
LEXIA Insights & Solutions
TWITTER: @RosarioZavalaR
IG: @Chay_latte

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Las partículas PM2.5 y su efecto en el Valle de México

El problema es que las partículas menores a 1 micrón pueden incluso llegar a los alvéolos pulmonares donde ingresan directamente al torrente sanguíneo A raíz...

El estereotipo, un atentado contra la belleza

El ideal de belleza de cada mujer lo concretan a partir de diferentes formas, delimitadas por marcos culturales, temporales, de moda o regionales Por Rosario...

Lo que debes saber de la depresión

Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves; de ahí dependerá el...

La importancia del aire que respiramos, según la OMS

La contaminación del aire "afecta a todos". "Es la segunda causa principal de muerte por enfermedades no transmisibles, después del tabaquismo La Organización Mundial de...

Trabajadores cuyos hijos menores tengan cáncer, podrán acceder a licencias laborales

Los padres y madres trabajadores cuyos hijos menores de 16 años tengan cáncer, podrán acceder a licencias para ausentarse en los periodos críticos de esta...