Inicio Noticias Descubren cómo los mosquitos rastrean la sangre humana

Descubren cómo los mosquitos rastrean la sangre humana

Cuentan con una capacidad para detectar una combinación de al menos cuatro sustancias diferentes en la sangre; misma que resulta imprescindible para el desarrollo de sus huevecillos

Un nuevo estudio reveló que el motivo por el cual los mosquitos se sienten tan atraídos por la sangre humana es su capacidad de identificar cuatro neuronas que les facilitan rastrear su olor.

Investigadores del Instituto Médico Howard Hughes comprobaron dicha capacidad mediante la modificación genética de los animales.

Chris Potter, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, uno de los autores del estudio, explicó que su equipo realizó dicha intervención con la finalidad de conocer cuáles son las neuronas que se activan al entrar en contacto con la sangre.

En detalle, la finalidad era identificar las neuronas del gusto específicas asociadas con la sangre en estos animales, con la finalidad de encontrar algo que se pudiera usar contra ellos, en previsión de evitar la transmisión de patógenos que desencadenan enfermedades como malaria, el dengue y la fiebre amarilla.

Sin embargo, el equipo liderado por la doctora Llesli Vosshall identificó otro detalle; que los mosquitos, en especial las hembras, cuenta con una capacidad para detectar una combinación de al menos cuatro sustancias diferentes en la sangre; misma que resulta imprescindible para el desarrollo de sus huevecillos,.

De acuerdo con Veronica Jové, una de las colaboradoras del proyecto, las hembras mosquitos, a diferencia de los machos, son capaces de distinguir entre distintas sustancias.

Según explicó, en uno de los experimentos se comprobó que las hembras tienen dos modos de alimentación, en los que utilizan diferente piezas bucales, uno para la ingesta de néctar y otra para la succión de sangre.

En el modo de alimentación de sangre, detalló Jové, utilizan un “estilete” similar a una jeringa para perforar la piel y saborear la sangre. Jové y Vosshall explicaron que decidieron despistar a los mosquitos al ofrecerles una mezcla de cuatro compuestos; glucosa, cloruro de sodio (sal), bicarbonato de sodio (que se encuentra en la sangre) y trifosfato de adenosina o ATP, un compuesto encargado de proporcionar energía a las células. Tras la exposición, encontraron que:

“Así como un ser humano tiene papilas gustativas que diferencian entre sabores salados, dulces, amargos, ácidos y umami, el estilete de un mosquito tiene neuronas especializadas para responder a sabores particulares”

De acuerdo con los investigadores, este descubrimiento abre el panorama sobre la comprensión de la capacidad perceptiva de los animales.

De hecho, para darse una idea de la equiparación entre especies, los científicos modificaron genéticamente mosquitos con una etiqueta fluorescente que brillaba cuando se activaba una de sus células nerviosas; esto para observar posteriormente cuál de ellas se iluminaban en respuesta a diferentes comida. Con este experimento, concluyeron que el sabor a sangre “es un poco salado y un poco dulce”.

Contenido relacionado:

Estudio ratifica que mosquitos no transmiten el Covid-19

CAB

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES