Inicio Bebes / Estimulación temprana Daños en cuello, columna y ojos, principales riesgos de sacudir a un...

Daños en cuello, columna y ojos, principales riesgos de sacudir a un bebé

Sacudir a un menor puede dañar su cuello, columna vertebral y particularmente sus ojos, llegando a producir hemorragias en la retina que afecten la vista

Sujetar bruscamente y sacudir de forma enérgica a un bebé o infante puede ocasionarle lesiones cerebrales y oculares graves, en una acción y consecuencia conocida como el síndrome del niño sacudido.

El cráneo frágil y flexible de los bebés e infantes pequeños no está lo suficientemente fortalecido como para absorber esa fuerza, misma que se transmite al cerebro y luego rebota contra el cráneo, lo que puede provocar contusión cerebral, hinchazón, presión y sangrado, explicó el Hospital Los Ángeles.

Sacudir a las y los pequeños también puede dañar su cuello, columna vertebral y particularmente sus ojos, llegando a producir hemorragias en la retina y, en consecuencia, disminución o pérdida de la visión.

De acuerdo con el Hospital Los Ángeles, los daños suelen ser más comunes en menores de dos años de edad y pueden producirse incluso con una sacudida ligera y corta o también si se golpean contra objeto suaves, como colchones o almohadas.

Algunos cambios en la conducta de los infantes, como irritabilidad, letargo y ausencia de sonrisa, pueden alertar sobre los daños a causa del síndrome del niño sacudido.

También otras manifestaciones como piel pálida o azulada, vómitos, convulsiones, pérdida del conocimiento, problemas de respiración, falta de apetito y dificultad para levantar o voltear la cabeza, indicó en un comunicado.

El personal del nosocomio pidió a las y los cuidadores de México evitar cualquier forma de violencia y abuso infantil, incluidas estas sacudidas.

De la misma forma les aconsejó ser conscientes de las consecuencias de los juegos bruscos, como aventar hacia arriba a los menores y luego atraparlos.

“Es fundamental no sacudir a los niños ni por juego ni mucho menos por enojo”, recalcó.

Frente a un escenario de frustración o de pérdida del control por parte de las personas responsables del cuidado de la niñez, recomendó alejarse momentáneamente para tranquilizarse mientras alguien más asiste al menor. Y si los problemas de enojo son frecuentes, destacó la importancia de buscar ayuda profesional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

ARTÍCULOS POPULARES

Daños en cuello, columna y ojos, principales riesgos de sacudir a un bebé

Sacudir a un menor puede dañar su cuello, columna vertebral y particularmente sus ojos, llegando a producir hemorragias en la retina que...

La correcta administración de residuos, el gran desafío de la Ciudad de México

Prohibir los plásticos de un uso es una decisión más mediática que efectiva, dado que no existen normas para definir aspectos técnicos...

Alcohólicos Anónimos se integra a la Estrategia para la Prevención de las Adicciones

El inicio de la ingesta de alcohol a edades tempranas aunado a rasgos de personalidad compulsiva, problemas de conducta, alcoholismo parental y...

¿Sabes qué es la obsolescencia programada y cómo afecta tu salud?

¿La batería de tu celular murió sin más? ¿No encuentras en las tiendas la pieza que falta para repararlo? ¿Sientes angustia por...

Haití cumple un año sin casos de cólera, pero aún falta mucho por hacer

El cólera es una enfermedad de la inequidad que enferma y mata desproporcionadamente a las personas más pobres y vulnerables