Acá les traigo 5 maneras de sacarle el mejor provecho a esta planta milagrosa (La Sábila), espero les sirva

sabila-plata-milagrosa

Formula Nº 1. Ponche de sábila
Lávela y limpie las venas laterales espinosas de la penca. Abra en dos mitades la penca. Raspe los cristales con una cuchara y póngalos en la licuadora. Agregue una cucharada de miel de abejas y el jugo de un limón (porciones para una persona y para una toma). Licue todos los componentes hasta que aparezca espuma. Sírvalo y bébalo. Salud!
Sirve para regularizar las funciones digestiva, respiratoria y para depuración general. Si se busca efecto purgativo, por ejemplo en casos de estreñimiento, es conveniente licuar el ponche incluyendo la cáscara y no solo los cristales.
Variante del ponche de sábila
–(5) cm de sábila (la parte más gruesa de su hoja)
–Jugo de un limón maduro
–(5) pepitas pimienta negra ó un pedacito pequeño de jengibre
–Endulzar con miel
–Añadir 1/2 dedo de agua
Licuar todo crudo y tomar en ayunas, después de media hora desayunar. Esto sirve para limpiar los intestinos, estómago, para desintoxicar el hígado, mal de Parkinson, problemas de colon, cáncer, radiaciones electromagnéticas, limpia la sangre, combate la anemia, etc.

Formula Nº 2. Receta para el cáncer del sacerdote Romano Zago
Ingredientes:
–350/400 gramos de hojas de Aloe vera / Sábila (dos hojas grandes o tres medianas),
–Medio kilo o un litro de miel pura de abejas,
–40-50 ml (unas 6 cucharadas) de destilado (aguardiente, coñac, whisky, etc., que se usa como vasodilatador).
Preparación:
“Se eliminan las espinas de los bordes de las hojas y el polvo depositado en ellas, utilizando un trapo seco o una esponja. Después se cortan en trozos las hojas (sin quitar la corteza) y se meten en la licuadora junto a la miel y al destilado elegido. Se bate bien y el preparado está listo para su consumo. No hay que filtrarlo, ni cocerlo, sino sólo conservarlo con cuidado en el refrigerador dentro de un envase oscuro, bien cerrado”.
Dosis:
El Padre Zago recomienda la ingestión de una cucharada sopera media hora antes de cada una de las tres comidas principales. Se debe agitar bien el producto antes del uso. Una vez terminado el primer frasco, se recomienda someterse a una visita médica para comprobar el estado de la enfermedad. Según sea el parecer del facultativo, después de una pausa de varios días, se puede repetir el ciclo del tratamiento, hasta la eliminación del mal.
Debe utilizarse una planta madura de aloe, es decir de al menos cuatro años, y es importante que la miel sea también de óptima calidad y sobre todo natural, precisamente a causa de su carácter de “portadora” de las sustancias benéficas contenidas en el aloe.
La persona que toma la bebida a base de aloe puede experimentar erupciones cutáneas, o diarrea o en los casos más acentuados, conatos de vómito: pero, según el Padre Romano, ello indica que se va por el buen camino, y que los esfuerzos realizados comienzan a dar sus frutos.
Se desaconseja su uso a las embarazadas

Fórmula 3. Óvulos refrigerados de sábila.
Corte cuadritos de 1cm3 y manténgalos refrigerados.
Úselos como óvulos vía anal en casos de hemorroides.
También son útiles cómo óvulos vía vaginal en caso de infecciones.
Fórmula 4. Para el Acné.
Lavarse la cara y partes afectadas ojalá con jabón con base en aloe vera; aplicar localmente el gel [la baba] 2 ó 3 veces al día. En los casos más graves tomar además dos cucharadas de jugo de aloe puro por la mañana.

Fórmula 5. Para enfermedades de vías respiratorias.
Inhalar el jugo nebulizado –poner agua a hervir, echar una porción de cristales, dejar hervir un par de minutos, apagar el fuego e inhalar profundamente el vapor durante 3 minutos.
Sirve para casos de asma, rinitis, bronquitis, gripas, tos.
Se puede potenciar tomando además dos cucharadas de jugo de aloe puro por la mañana.

Fórmula 6. Para control de diabetes.
Dos cucharadas de jugo puro de aloe antes de las comidas principales por varios meses. El aloe tiene la capacidad de controlar la presencia de los azúcares en la sangre y de restablecer el nivel de su concentración tanto en casos de hipoglucemia como de hiperglucemia. Esta fórmula debe aplicarse bajo control médico y no sustituye la terapia insulínica o dietética. Puede utilizar simultáneamente la estevia.